La FIFA no entiende que en México ser puto es inevitable…

Mañana voy a gritar “PUTO” en el estadio con mi hijo de 12 años porque con ello nos hemos reído y disfrutado alcanzando una identidad nacional SIN ofender a nadie por su preferencia sexual.
Ser puto es inevitable. Va más allá de la FIFA. Le llamamos puto por cariño a nuestro mejor amigo. Le decimos puto por coraje al que pretende robarnos a una mujer. Le gritamos puto al que nos hace enojar. Nos burlamos del puto al que le da miedo. Nos reímos confesando que nos vimos muy putos cuando no nos atrevimos a hacer algo. Es puto el que rompe las letras de Molotov. Es puto el que tiene suerte. Puto el que nos gana. Puto el que lo lee. En México todos somos putos, aunque sea en una de sus acepciones.

Puto es sinónimo de lo que el mexicano quiera. Es el equivalente a güey pero con más confianza o más enojo. Lo usamos diario, tanto que para la FIFA somos homofóbicos hasta con las cosas. Puto teléfono, puto carro, puto control, puto balón. También con los imponderables. Puto sol, puto tráfico, puto granizo, puto desmadre. Está arraigado en nuestra cultura. Lo decimos sin pensar en un hombre besando a otro. Es más, a ellos no se los decimos, al menos no en su cara. Se nos ha educado para ser respetuosos cuando detectamos a un gay entre nosotros. Salvo que sea nuestro amigo, porque entonces cabe. Y es posible que él también nos diga puto sin que ello implique la posibilidad de acabar en la cama. Vivimos en un país de putos.

El futbol debe estar libre de putos. De los putos protocolos que pretenden convertir el estadio en un Foro Económico de Davos. De los putos que se dan golpes de pecho juzgando el comportamiento de una sociedad en un estadio. Si se prohibe decir puto, se tendría que prohibir la difamación que para el árbitro significa ser culero o ratero. También debería castigarse cuando se exige la salida de un técnico en un linchamiento público. Tendrían que prohibirse los apodos. No más negros, hobbits y piojos. No más titulares beligerantes. Nunca más una guerra en la cancha, un cañonazo desde la medialuna ni una diagonal de la muerte.

Si le hacemos caso a la FIFA, el futbol tendría que estar prohibido. El Mundial segrega y fomenta el nacionalismo. Miles de turistas viajan esperando que su puto país se chingue al otro. Las porras contienen violencia. Las de los mexicanos q gritábamos donde están los putos brasileños q nos iban a ganar Los brasileños presumen superioridad y provocan depresión en otros al mostrar la Copa del Mundo. No hace falta competir. Estemos en paz sin enfrentarnos. Dejemos de jugar porque eso genera que perdamos el estilo.

No defiendo el grito de puto, que de tan repetitivo me ha terminado por parecer un puto chiste gastado. Defiendo la libertad del aficionado mientras sea inocente. El puto no es un plátano lanzado a una persona de color para hacerle ver que es un chango. El puto es el modo en que el mexicano se expresa. Para saludar, para burlarse, para reír y para desafiar. Si la FIFA y Blatter escuchan eso y se imaginan con cara de horror a dos hombres teniendo sexo, es que no entienden que en México ser puto es inevitable.

Javier Cacho Arrache

Deja un comentario